En los datos más recientes de China, hubo uno que está siendo vigilado de forma importante porque está mostrando cierto recalentamiento del mercado inmobiliario pero lo está haciendo a base de los efectos secundarios de nuevas facilidades en el crédito, por lo que tenemos un despertar a base de endeudamiento, algo que no acaba de gustar de forma completa ni a los inversores del gobierno.
 
Hemos conocido los precios medios de las viviendas en datos interanuales del mes de abril y tenemos un incremento del 6,2% que supera con mucho el incremento del 4,9% del mes anterior en viviendas nuevas. En términos intermensuales, el crecimiento es del 1,2% cuando el mes anterior subió el 1,1%.
 
Para que nos hagamos una idea de la situación, esos mismos precios en Shangai se dispara en abril un 28% y el marzo subieron un 21%. En Beijing la subida es del 18,3% y el mes anterior del 16% nada menos.