No llegan buenos datos y desde China, algo que siempre se utiliza como comodín para poder justificar subidas diciendo que así se ve obligado el gobierno a seguir impulsando medidas que favorezcan la economía, tal como dijo su Primer Ministro hace unos pocos días.

Recordemos también que hay dudas, incluso de propio Gobierno, para poder conseguir el objetivo del 7% de crecimiento este año, bajando desde el 7,4% conseguido en el año pasado.

El sector inmobiliario fue uno de los que tiró en el boom de China hace unos pocos años, pero ahora pasa de ser un impulso a ser un lastre y es el que más va a poner en jaque el objetivo de crecimiento este año. La situación es extraordinariamente importante si tenemos en cuenta que si añadimos todas las industrias que entran en juego cuando una persona se compra una casa, la estimación de la participación en el producto interior bruto de China llega hasta cerca del 25%.

Pues bien, en febrero, los precios descendieron -0,43% con respecto al mes anterior, que también cayó -0,43%. En la interanual, el descenso es de -5,7%, acelerando desde el -5,1% del mes anterior.

La bajada de los precios va de la mano a un descenso de las ventas y dichos descensos en los precios se ha notado el 69 de las 70 contabilizadas. Recordemos que está saliendo de la festividad del año lunar, así que tampoco podemos tener muchas esperanzas de ver datos positivos en este momento.