Este fin de semana hemos tenido nuevos datos de China y los miedos han vuelto a entrar otra vez al mercado por la situación a su economía.
 
Volvemos a recordar muy por encima lo importantes que son los datos que hemos conocido este fin de semana. La importancia viene por el mes en el que estamos, ya que China tiene una pauta muy marcada que viene determinada por el largo período festivo de la celebración de su nuevo año lunar. Esta festividad es muy larga y se nota en los datos macro y en la inflación todo el evento, porque la actividad de todo el país baja muchísimo pero la inflación suele subir de la mano de los alimentos, algo similar a lo que pasa en occidente con las Navidades, pero no tan acusado en el plano industrial.
 
Pues bien, los datos de enero y febrero suelen tener una disminución o bajada bastante acusada, pero los de marzo suelen tener un repunte por la reactivación de la economía. Si el repunte del mes de marzo es superior a lo normal o tiene una explosión más allá de lo esperado, existe la ilusión de que haya una capa de mejora que lo haya situado bastante mejor de lo esperado, por lo que se espera a los datos del mes de abril para ver si existe una moderación o se mantiene la mejora.
 
Pues bien, el PMI oficial de manufacturas de abril baja a 50,1 desde el 50,2 de marzo, bastante peor de lo esperado que era un incremento a 50,4. Como podemos ver tenemos un retroceso más que notable que nos deja al borde de la contracción, por lo que todo el mundo vuelve a tener miedo otra vez a una economía de China que no acaba de despuntar como debiera.
 
El índice de nuevos pedidos baja a 51 desde 51,4.
 
En general es una mala noticia que puede dañar a los mercados de materias primas que ya están bastante tocados de por sí por los intentos del gobierno chino de cortar la mejora de los precios de las materias primas que tienen que ver con el acero para proteger su industria.
 
Con respecto al mismo dato del sector no manufacturero, también tenemos un descenso a 53,5 desde el 53,8 anterior, también marcando un pequeño enfriamiento.