Hoy hemos conocido el PMI de manufacturas preliminar de julio baja a 48,2 desde el 49,4 final del mes pasado. Como vemos, el aspecto macro sigue teniendo problemas, lo que apoya el desplome de su mercado bursátil sostenida sobre dinero prestado, por lo que el cierre de posiciones multiplica los movimientos.

La lectura es peor de lo esperado, así que la opinión del mercado se está empezando a dividir, ya que por un lado tenemos que se piensa que sigue habiendo espacio para intervenciones pero que las llevadas a cabo no funcionan. Esto no es bueno porque si la primera opinión fuese la dominante se podría pensar en recuperaciones a medio plazo, pero la segunda muestra algo de decepción, lo que puede llevar a abandonar el mercado.

Recordemos que China tiene a sus mercados tranquilos porque se ha puesto a comprar como loco el Gobierno y algunos inversores se suben a la ola, pero no está tranquilo porque los actores de mercado lo estén, algo que muestra que hay peligro.

No olvidemos que este PMI es el que solía hacer HSBC y que ahora corre a cargo de Caixin.