Si eliminamos del medio a Grecia y la proximidad del dato de creación de empleo de Estados Unidos, hoy es el día de los PMI.

En China hemos conocido el elaborado por el HSBC que arrojó una lectura final de junio en manufacturas de 49,4, muy ligeramente por encima del 49,2 de mayo y peor que el preliminar que fue 49,6. Como podemos observar, este indicador sigue estando en contracción, lo que sigue dando una sensación de que la economía no está fuerte y que va a haber problemas para mantener ese objetivo de crecimiento del 7% para este año.

Hay que decir que las cosas pueden cambiar a partir de agosto porque HSBC ya no colaborará con Markit para realizar este indicador y pasará a manos de una revista de negocios china su participación.

Por otro lado, hemos conocido también el PMI oficial de todo lo que no son manufacturas que sube a 53,8 en su lectura final en junio desde el 53,2 de mayo. Como vemos, este se mantiene en expansión. El de servicios también mejora a 52,3 desde el 52 de mayo. Con respecto al oficial de manufacturas, tenemos que queda en 50,2, lo mismo que el preliminar pero peor de lo esperado que era 50,3.

En resumidas cuentas, todavía hay espacio para tener apoyo del Gobierno.