Hoy es el día de los PMI, y China no podía faltar, y tampoco podían faltar los datos peor de lo esperado, como de costumbre.

El PMI preliminar creado por el HSBC de manufacturas sigue por debajo de 50, la línea de contracción, así que parece que el segundo trimestre lo empezamos con más debilidad que el primero, lo que apoya un crecimiento por debajo del 7% anual.

En abril quedó en 49,2 y el de marzo fue de 49,6, y ya el efecto del nuevo año lunar queda muy lejos. Es la cota más baja en un año.

Sigue bajando el índice de empleo, los precios de producción y compra también aumentan el descenso así que la presión deflacionista se incrementa y eso hace daño a las materias primas.