Los datos macro de China siguen saliendo peores que los anteriores y eso incrementa de forma proporcional la esperanza de que el gobierno al final va a necesitar crear un nuevo estímulo para intentar sostener la economía.

Volvemos otra vez a fijarnos en los PMI creados por HSBC que han estado descendiendo sin pausa en los últimos meses y ahora le toca el turno a la lectura final de marzo que queda en 48 desde el 48, 5 febrero, por lo que siguen contracción y además profundizando en ella.

Sin embargo, la lectura oficial del dato sube ligeramente a 50.3 desde 50.2. Es decir, aun que miden cosas ligeramente distintas las dos lecturas, el privado y el oficial, la divergencia es muy potente y para gobierno el sector no está en contracción pero para los privados sí lo está y mucho.

En la lectura que nos ocupa, la de HSBC, tenemos también un nuevo descenso de los subíndices de producción y de nuevos pedidos y además también en el empleo, todo ello por problemas de consumo interno.

Recordemos que la estimación del gobierno es crecer al 7.5% y muchos están pensando que el crecimiento final será inferior, así que apuestan porque el gobierno meta mano en algún momento.