Ayer vimos que el fin de semana nos dejó un dato de PMI de manufacturas oficial de China del mes de abril peor de lo esperado y que se sienta más o menos justo en el nivel de contracción, lo que levantó las sospechas de todo el mundo porque es un dato que ya está fuera de la influencia de la festividad del nuevo año del país, así que no deberíamos meternos otra vez en contracción si esperamos ver que el país poco a poco vaya ganando tracción.

Sin embargo, hoy hemos conocido el mismo dato pero que se realiza de forma privada, dejándonos una lectura pésima de 49,4, bajando desde el 49,7 anterior y bastante alejado de esa mejora que se esperaba hasta alcanzar el 49,9, justo a las puertas de poder pasar otra vez a la expansión.

Es muy descorazonador, porque por dentro todos los subíndices empeoraron con respecto mes anterior y varios que habían dado una pequeña señal esperanza pasando a expansión, vuelven a meterse otra vez en contracción, como el indicador de producción, así que no se ve tendencia y queda todo en el aire.