Hoy China ha vuelto a presentar datos que mueven mercado, en concreto los datos de inflación.
En concreto hemos tenido la lectura de inflación de abril que sube +1.8% con respecto al año anterior, algo menor de lo esperado que era el 2% y también un incremento menor que el mes anterior que fue del +2.4%.

Siempre que la inflación queda por debajo de lo esperado es un buen punto para todos porque permite que el gobierno tenga un espacio de maniobra mayor para poder apoyar al crecimiento, el problema es cuando el banco popular de China ha dicho que lo que busca es crecimiento sostenible, por lo que ese apoyo al crecimiento puede no venir de la manera que le gustaría al mercado.

El culpable de una inflación más baja de lo esperado ha sido el descenso de los precios de los alimentos como en el cerdo y las verduras.

Algo también que hace respirar al Banco Central es que los precios mayoristas en abril también descendieron -2% y dan extensión a la caída de -2.3% que hubo en marzo.