Nueva muestra de la debilidad de la economía china en forma de PMI más bajo de lo esperado. Esta serie de datos sigue con problemas ya que la lectura final de manufacturas de abril es un nuevo punto bajista que ha hecho daño en Asia.

El PMI de HSBC queda en 48.1, más bajo que la lectura avanzada del 48.3 y sigue por debajo de 50, marcando contracción. El único punto positivo es que está por encima de la lectura de marzo en 48 y esto avisa de que el esperado rebote, es de una intensidad muy baja.

En contracción tenemos los dos puntos más interesantes, el de empleo y los pedidos nuevos para exportación siguen en contracción, por lo que seguimos sin ver motores que generen ilusión.

Si todo esto lo comparamos con el oficial, vemos que la divergencia bastante importante porque el de ellos sigue en expansión y sube a 50,4 desde 50,3. El oficial se centra en empresas públicas y el de HSBC en privadas.