China hoy ha puesto el punto negativo con sus datos macro al igual que Francia e Italia.
El dato que no ha gustado a los mercados es el muy controvertido balanza comercial, que es muy dado a sobresaltos y variaciones bastante espectaculares.

Pues bien, hay un pequeño superávit en marzo de 7.700 millones de dólares, pasando de un déficit de 23,000 millones en febrero y mucho mejor de lo esperado que eran 1750 millones superávit.

Dentro del dato, nos encontramos que las exportaciones han caído -6.6% con respecto al año anterior, nueva caída tras un descenso del 18% en febrero, y peor de lo esperado que era un descenso de -4.2%.

Pasando a las importaciones, la cosa no va mejor, ya que se desploman -11.3%, nuevo fuerte descenso ya que el mes anterior cayó -10.1% y una decepción total cuando lo que se esperaba era un crecimiento de +2.8%.

Sin embargo, todas las cifras desde hace tiempo se están poniendo cuarentena, primero porque ahí tejemanejes de las exportadoras para evitar impuestos y además movimientos en la facturación que ha amontonado movimientos en meses que no se produjeron.