Hoy tenemos otra vez que los datos de China vuelven a decepcionar al mercado. En concreto han sido dos, las ventas minoristas y la producción industrial.

Para comenzar, la producción industrial subió +8.6% con respecto al año pasado, más bajo de lo esperado que era un incremento del 9.5%. Aunque sigue creciendo, una cifra menor sigue cayendo del lado de la balanza que apuesta por un crecimiento débil, aunque quieran y mantengan que va a ser este año del 7.5%.
 
Las ventas minoristas, 3/4 de lo mismo, un incremento de +11.8% con respecto al año pasado, peor de lo esperado que era +13.5%.
 
Los mercados son así, y todos esperan y quieren crecimientos del 10% toda la vida, y en cuanto se empieza a frenar para buscar algo más sostenible, todo el mundo se decepciona.