Hoy hemos conocido los datos de inflación en China. El IPC del mes de marzo nos deja una bajada de -0,4%, ligeramente peor de lo esperado que era un descenso de -0,3% tras la mejora del 1,6% del mes anterior. En términos interanuales tenemos una subida del 2,3%, el mismo incremento que el mes anterior y más bajo de lo esperado que era una aceleración al 2,5%.
 
Recordemos que las cifras que tenemos entre manos ya están fuera del efecto de la festividad del nuevo año lunar, por lo que es hasta cierto punto normal ver un descenso.
 
Pasando a la producción, los precios de producción industrial tienen otra fuerte bajada del -4,3% desde el -4,9% anterior, aunque es menor de lo esperado, pero poco con sólo es porque el descenso que tenía el mercado en mente era del -4,6%. El exceso de capacidad sigue pasando factura.