Hoy hemos conocido la inversión foránea directa de febrero, pero al igual que con otros datos en esta época del año, debemos tener cuidado porque se combinan los de enero y los de febrero para que no haya demasiado desplome por causa de la festividad del nuevo año.

Resumiendo, la cifra combinada de enero y de febrero, sube +17% con respecto al año anterior, fuerte descenso desde el 29,4 anterior y es peor si separamos los dos meses, ya que en febrero la subida ha sido un mísero 0,9%.

Con estas cifras encima de la mesa, tenemos los efectos esperados, un mayor incremento de la esperanza de que el gobierno va a tener que seguir apoyando con más estímulos la economía china, pero claro, con la festividad del año lunar, los datos por separado de ambos meses no son significativos y más cuando se ve que algunos incrementos muy fuertes en dinero de países concretos son simplemente acuerdos comerciales muy puntuales, que no marcarán posteriores tendencias, tal como ha reconocido el ministerio de comercio.