Los datos macroeconómicos, al estar navegando por la festividad del nuevo año lunar, se espera que no nos puedan decir mucho sobre la situación real de la economía, pero lo último que pensamos es que en medio de esas festividades, la inflación no suba tanto como se espera, porque es un indicador de que la demanda ha tenido problemas.
 
El IPC del mes de febrero da un paso atrás bastante importante porque pasa de un crecimiento del 1% a una bajada de -0,2%, mucho peor de lo esperado que era subir el 0,6%. La culpa de la bajada la tienen los fuertes descensos de los precios de los alimentos frescos, pero lo preocupante es el fuerte incremento de los alquileres, lo que poco a poco está reduciendo la capacidad de compra y no es una tendencia positiva para que la economía aguante.

En términos interanuales tenemos un problema bastante más serio, pues de un incremento del 2,5% pasamos a una subida de sólo 0,8%, prácticamente la mitad de lo esperado. Si miran el gráfico adjunto, verán que es la subida más pequeña desde prácticamente finales de 2009, un área muy preocupante.


source: tradingeconomics.com

Dado que la mejora de la economía de China y el mejor ambiente de general nos vino marcado por el pase a positivo de los precios de producción industrial, si se fijan en el gráfico adjunto, estamos teniendo ya variaciones en porcentaje que se acercan mucho a los que tuvimos en el período de 2010 a 2012, por lo que podemos tener cierto estancamiento ahora mismo y, sobre todo, en el momento en que haya descensos debemos tener muchísimo cuidado.


source: tradingeconomics.com