Hoy hemos conocido los datos de la balanza comercial en dólares del mes de junio de China, un indicador que se suele utilizar para ver cómo está la economía interior y la exterior.
 
Primero, la balanza comercial arrojó un superávit de 48.110 millones de dólares, bajando ligeramente desde los 49.980 del mes anterior pero que es superior a lo esperado que era una bajada un poco más fuerte hasta alcanzar los 46.640 millones.
 
Pasando a las exportaciones y las importaciones, hay malas noticias en ambos frentes.
 
Con respecto a las importaciones, una medida de la economía interior, tenemos que la cifra interanual del mes de junio nos deja una bajada de -8,4%, fuerte desplome desde la rebaja del -0,4% anterior y un desplome que es superior al -5% esperado. Recordemos que la muy ligera bajada del mes anterior se tomó como una especie de signo positivo que alentaba a la economía, y ya hemos visto que ese pequeño brillo se ha esfumado.
 
Pasando a las exportaciones, o indicativo del mercado exterior, tenemos que en la interanual se mantiene en cifras negativas y además es que no hay muchas variaciones, porque el mes anterior tuvimos una bajada de -4,1% y lo esperado era que se mantuviese ese descenso del -4,1%, y nos encontramos con que el descenso es de -4,8%.
 
Vuelve otra vez a la palestra la incertidumbre acerca de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, lo que pone en entredicho la importación de bienes desde el país, así que en general todavía no se ve la luz al final del túnel para estabilizar la situación de China.
 
Sobre lo anterior, el Premier del país ha vuelto a decir que el crecimiento en el segundo trimestre del país estará cerca del 6,7% que se consiguió en el primer trimestre y además dice que la situación de la economía es más o menos estable.
 
Otro punto importante, hablando de las importaciones, es que las importaciones de China de crudo en junio han caído al nivel más bajo en cinco meses. Esto que puede sonar algo negativo para el precio del crudo, no lo es tanto si se miran un poco las causas, ya que parece que hay una congestión importante en los puertos principales donde se recibe el crudo, algo menos grave si se ve que en términos interanuales las importaciones crecen casi un 3,9%.