Tras el dato de creación de empleo de Estados Unidos que conocimos el viernes, volvemos otra vez los ojos a la situación de la economía de China y hoy hemos conocido el dato de balanza comercial en dólares del mes de mayo.
 
En concreto, el superávit en el mes de mayo aumenta a 49.980 millones de dólares desde los 45.560 del mes anterior, bastante peor de lo esperado que era un disparo hasta los 58.000 millones.
 
Ya saben que las exportaciones en este país se suelen tomar como un indicador de la situación económica de los países del exterior, y no tenemos buenas noticias. Las cifras siguen estando en negativo porque el mes anterior tuvimos una caída interanual de -1,8% y ahora mismo en el mes de mayo la caída es de -4,1%, muchísimo peor de lo esperado que era un descenso de -3,6%, que ya es decir.
 
Pasando a las importaciones, o indicador de la economía interior, pasamos de un desplome del -10,9% el mes anterior a una bajada de -0,4%, bastante mejor de lo esperado que era un descenso de -6%.
 
Lo anterior es una buena noticia, porque hay más gasto en infraestructuras, así que eso puede estar ayudando. Por lo tanto, tenemos una ligera mejoría de la economía interior, pero bastante malas noticias con respecto a la economía exterior.
 
Como vemos, tenemos un ligero punto de brillo en los datos, que se mantiene cuando damos un vistazo a las previsiones de crecimiento por el banco popular de China, su banco central.
 
De lo que se trata es que han presentado un informe de mitad de año en donde avisan del peligro de un aumento de los default en deuda si el gobierno sigue presionando para reducir los niveles de endeudamiento y la sobrecapacidad. Recuerden que el estado de la deuda es uno de las preocupaciones más grandes que en China.
 
Pero no se quedan ahí, sino que también ha reducido su perspectiva para las exportaciones, lo que nos dejaría dos caídas anuales, algo que, como hemos comentado anteriormente, no es buen indicador de la economía exterior.
 
Como hemos visto, las importaciones ha quedado un poquito mejor de lo esperado y el Banco Central de China dice que ha habido una serie de cambios en la economía doméstica y por eso han revisado sus previsiones para 2016 y mantienen el crecimiento de este año de 6,8%.
 
Con respecto a la inflación esperan que suba al 2,4% este año, lo que supone un aumento del 0,7% con respecto a la proyección anterior.