La balanza comercial de China en dólares americanos del mes de febrero ha reducido el superávit prácticamente  a la mitad, quedando en 32.590 millones de dólares desde los 63.290 anteriores, mucho peor de lo esperado que era una reducción a poco más de 50.000.
 
Las noticias no son buenas, ya que las importaciones siguen cayendo más del 10%, aunque menos que en meses anteriores, pasando del -18,8% anterior hasta el -13,8%, peor de lo esperado que era quedarse en un descenso del 10%.

Con respecto a las exportaciones, el desplome es brutal porque anotan un descenso de -25,4% cuando el mes anterior tuvo el -11,2%, muchísimo peor de lo esperado que era el -12,5%. Es del desplome más grande desde mayo de 2009.
 
Una vez pasado el susto de las cifras, debemos volver a la calma y pensar que es del mes de febrero y que gran parte de lo que estamos viendo es la parada que tradicionalmente tiene lugar todos los años por estas fechas debido a la festividad, larga festividad, de la celebración del nuevo año lunar. Por lo tanto, es de suponer que la situación sigue negativa, pero es menos de lo que parece, aunque siga siendo preocupante.
 
Como consecuencia, debemos estar atentos a las cifras que se ven del mes de marzo, porque podríamos ver un rebote bastante fuerte. De no ser así, entonces sí podría aparecer preocupación en el mercado.