La balanza comercial de mayo aumenta el superávit a 59.490 millones de dólares desde los 34.130 del mes anterior, mucho más de lo esperado que era mejora hasta los 44.950.

La mejora anterior se debe a una fuerte bajada de las importaciones de nada menos que del -17,6%, mucho peor de lo esperado que era -10,7% desde el -16,2%. Como podemos imaginarnos, esta debilidad de las importaciones no nos da buena información acerca de la economía interna, que parece que no elimina las dificultades para mantener el 7% de crecimiento anual objetivo este año.

Con respecto a las exportaciones, tenemos una bajada de -2,5%, bastante mejor de lo esperado que era -5% desde el -6,4%. Sigue el descenso.

El único punto positivo es que hay presión para que el Gobierno siga apoyando la economía, lo que siempre puede sentar bien a su bolsa.