Recuerden que hemos tenido muchísima animación una vez que conocimos que los precios de producción industrial de China pasaban a positivo desde muchísimos meses en negativo. Sin embargo, la alerta ha vuelto a ponerse otra vez en el gigante asiático una vez que el gobierno redujo su perspectiva de crecimiento para este año, eliminando ese pequeño repunte que hubo en el último trimestre de 2016.
 
Hoy hemos conocido los datos de producción industrial del mes de enero en cifras interanuales que muestran un crecimiento del 6,3%, un poco por encima del 6% anterior y mejor de lo esperado que era tener el 6,2%.
Si miramos el gráfico adjunto, veremos que estamos lejos de la zona mínima marcada en 2016 y por lo menos tenemos ya una cierta estabilización bastante prolongada, algo que es positivo para la economía.


source: tradingeconomics.com

También hemos conocido las cifras de inversión en activos fijos que nos deja un crecimiento del 8,9%, subiendo desde el incremento del 8,1% anterior y una cifra bastante mejor de lo esperado que era subir +8,2%.

Si miran el gráfico adjunto tenemos una situación peor que la de producción industrial, pues aquí no tenemos estabilización al hace unos meses haber perdido la zona de mínimos de 2015. A finales de ese año tuvimos cierta estabilización y hemos vuelto a tener otra en la parte final del año pasado, pero nadie se siente cómodo con la situación actual porque ya hay legislación para intentar cortar las burbujas en los activos inmobiliarios y siempre son un punto vital en la economía de China mientras no tomen el relevo otros sectores dentro de la transformación de su modelo económico.


source: tradingeconomics.com

Y llegamos al dato más preocupante de todos. Las ventas minoristas del mes de enero en cifras interanuales pasan de tener un crecimiento del 10,9% a uno del 9,5%, muy por debajo de lo esperado queda crecer el 10,5%.

Si miran el gráfico adjunto, llevamos desde prácticamente 2015 manteniendo el soporte de crecimiento del 10% y ahora mismo lo hemos perdido, por lo que bajamos un peldaño en todo ese movimiento bajista de las zonas máximas de variación de crecimiento. Este comportamiento bajista del crecimiento del consumo se une a esa reducción de la expectativa de crecimiento para 2017, por lo que es un signo que alerta a prácticamente todo el mundo.


source: tradingeconomics.com