Uno de los factores por los que Wall Street se vio apoyado en el día de ayer fue el dato de crecimiento interanual de China que dio otro pasito adelante alejándose de ese mínimo del año pasado del 6,7%, alcanzando el 6,9%.


Como se puede observar en el gráfico adjunto, tenemos un cambio de dirección bastante importante que coincide con ese giro alcista que vimos hace bastantes meses del precio de producción industrial que tanto gustó al sector minero.


source: tradingeconomics.com

Que China empiece a mejorar su crecimiento es una buena noticia para todo el mundo, pero al igual que pasó con la recuperación europea, que se vio dañada por la invasión del Este de Ucrania por parte de Rusia, la tensión geopolítica es un factor importante que tenemos justo delante de nosotros, sobre todo cuando la palabra “nuclear”, no para de salir del dirigente de Corea del Norte.

Por otro lado, otro posible daño a medio plazo para el crecimiento, son las acciones que se han tomado hace ya unos meses para poder controlar el crecimiento de los precios de las viviendas. Hoy hemos conocido la variación de precio interanual del mes de marzo de las viviendas nuevas en 70 ciudades chinas, donde hemos tenido un crecimiento del 11,3%, y vean que estamos lejos del crecimiento de máximos del año pasado situado en el 12,6%, por lo que parece que la intención de controlar la burbuja inmobiliaria está surtiendo efecto. El problema de todo esto es que si se frena demasiado, uno de los pilares de la economía de China volverá a tener otra vez problemas, así que debemos seguir vigilando la evolución de este factor.


source: tradingeconomics.com