El Banco central de Grecia dice que no alcanzar un acuerdo con los acreedores marcaría el comienzo de un camino muy doloroso, el default y la salida de Grecia del euro.

También dice que alcanzar un acuerdo con los socios es un imperativo histórico. También comenta que parece que hay un acuerdo alcanzado en las condiciones principales y que ya queda muy poco para un acuerdo total.

Con respecto a la economía del país, dice que el frenazo económico parece que se va a acelerar en el segundo trimestre con un riesgo renovado de recesión.

La salida de depósitos ronda los 30.000 millones de euros entre octubre y abril, mucha de esta cantidad en efectivo.
Considera que debe evitarse el riesgo de evento de crédito de una vez por todas.

La prioridad principal debería ser crear un ambiente para Grecia que pueda beneficiarse del entorno global favorable y también de la política acomodaticia de la zona euro.

En un hipotético acuerdo con los socios europeos, se debería especificar con mucho más detalle las promesas de alivio de deuda.