Varios son los nubarrones que sobrevuelan el sector bancario en Europa y que debemos tener en cuenta de ahora en adelante por los peligros o ventajas que pueden suponer para su cotización.
 
Como ejemplo, simplemente tomemos los comentarios del economista jefe del BCE que ha hecho hoy diciendo que el sector bancario europeo se enfrenta a un severo shock de rentabilidad. Entre las causas, dice que hay un exceso de deuda mala en algunos países, también altos costes y falta de una necesaria consolidación.
 
Lo anterior no es más que un resumen de los problemas que tiene el sector, que vienen por un lado del necesario cambio de modelo de los bancos por la digitalización de los servicios financieros, el excesivo número de entidades para un sector con negocio menguante y además el problema de los malos préstamos que no acaba de solucionarse y que a todo el mundo le viene a la cabeza el sector italiano cuando se habla del tema.
 
Recordemos que hubo muchísima alegría en el sector, encabezada por los bancos italianos, cuando salió adelante ese fondo de apoyo al sector organizado por el Estado, pero con participación privada. Muchos decíamos en sus entonces que no comprendíamos la reacción del mercado porque el tamaño de ese fondo era absolutamente ridículo comparado con el problema y tamaño de la cantidad de préstamos malos de Italia y, viendo los comentarios del economista, parece que todo el mundo tiene la misma opinión.
 
Pues bien, ahora echemos un vistazo al gráfico del súper sector bancario al cierre de ayer. Si observan el gráfico adjunto a semanas, verán que llevamos todo 2016, o casi todo lo que llevamos de año, por debajo de la directriz alcista desde los mínimos de 2009, donde empezó a cambiar la situación tras la crisis. Este lugar que estamos habitando no es nada positivo porque avisa de forma muy clara que el mercado tiene una opinión negativa de las valoraciones, así que u ocurre algo que nos permita recuperar valores superiores a los 160 puntos y volvemos a crecer otra vez, o nos desploman buscando los mínimos de 2009. Las causas comentadas arriba son los principales, así que si no hay movimientos para solucionar el tema, vamos a tener muchos problemas.
 
Pero es que hay más, ya que hoy la agencia de calificación Fitch ya ha dicho que hay sectores bancarios en algunos países que tienen una fuerte relación con Reino Unido, así que ellos van a sufrir si los ciudadanos de esa gran isla acaban decidiendo salir de Europa, y entre esos sectores bancarios está el español y el francés.
 
Además, tenemos la incertidumbre política en España y también los efectos negativos de una estabilización y aumento del precio del crudo, que puede presionar al Banco Central Europeo para dejar de apoyar al mercado de la manera que lo está haciendo, y sumando que Alemania empezará a presionar para subir los tipos de interés, lo que es fuertemente negativo para países que no han hecho reformas estructurales suficientes como para poder sostener su economía por sí mismos, como por ejemplo España.
 
Así que, si tenemos en cuenta todos esos nubarrones, la situación técnica que tenemos, representa perfectamente la incertidumbre de los inversores con el sector bancario, ya que seguimos estando por debajo de una directriz muy importante y cualquier cosa puede pasar, dependiendo de cómo se desarrollan los acontecimientos. ¿Quieren una prueba de esto? Fíjense en el gráfico adjunto y vean como se está formando un triángulo que forma parte de una especie de gallardete que se está creando desde comienzos de año. Se ve perfectamente cómo se va cerrando, así que saldremos por arriba o por abajo según resolvamos los eventos por delante, y los primeros son el referéndum en Reino Unido y las elecciones en España.

 
bankss