Esta mañana he estado en mi sucursal del Santander, a donde me mandaron tras cerrar mi oficina de Banesto de toda la vida. En esa oficina de Banesto conocía de años a los directivos, y hemos hecho muchas operaciones juntos. Luego me mandaron por narices a esta nueva, donde me costó mucho que me fueran conociendo, y me perjudicaron mucho en mi operativa bancaria por falta de conocimiento del cliente. Y hoy me los veo a los tres, porque son solo 3 en la oficina, nerviosos y agobiados, porque se temen que les van a cerrar otra vez, con lo cual, me mandarán a otra oficina, cada vez más lejos con unos nuevos perfectos desconocidos, y al revés claro para ellos. Volver a empezar una y otra vez. Tendemos a trabajar con un ordenador, el modelo de la banca antiguo, con confianza con el director o el interventor, queda atrás, a mí me gustaba, puede que sea un nostálgico...no me gustan los ordenadores, prefiero los humanos, pero eso ya no está de moda…He sido empleado de banca 15 años, y sinceramente veo sufrir y mucho a los empleados actuales, les están volviendo locos entre unos y otros.

Ya se dan las paradojas, a mi me han llegado a denegar en un banco un préstamo, y a la semana me han dado un preconcedido automático, sin pedirlo. para estupor de la oficina...son los nuevos tiempos...