Si miran la tabla adjunta, verán que prácticamente todos los valores importantes del sector bancario está en problemas, salvo Mediobanca por sus resultados. Si miran más dentro todavía, verán que el sector italiano es el más dañado con algunos cayendo entre el cinco y el 7%.

 
Banco Santander, S.A.-0.03 (-0.86%)
Banco Bilbao Vizcaya...-0.08 (-1.35%)
Bankia SA-0.013 (-1.66%)
Banco Popular Espanol SA-0.03 (-1.38%)
Bankinter SA-0.03 (-0.39%)
Banco de Sabadell SA-0.01 (-0.78%)
Barclays PLC-2.30 (-1.41%)
HSBC Holdings plc-3.73 (-0.86%)
Lloyds Banking Group PLC-0.50 (-0.76%)
Royal Bank of Scotland...-4.20 (-1.95%)
Standard Chartered PLC-9.45 (-1.91%)
BNP Paribas SA-0.61 (-1.37%)
Credit Agricole SA-0.09 (-0.95%)
Societe Generale SA-0.47 (-1.40%)
Natixis SA-0.02 (-0.42%)
Intesa Sanpaolo SpA-0.05 (-2.27%)
Banca Popolare di Milano-0.030 (-5.48%)
Mediobanca Group+0.05 (0.71%)
Banco Popolare Societa...-0.37 (-7.64%)
UniCredit SpA-0.09 (-3.19%)
COMMERZBANK AG-0.05 (-0.64%)
Deutsche Bank AG-0.31 (-2.07%)

 
La razón de todo está en Banca Popolare, que es el que más está cayendo, debido a que ha presentado que ha tenido que provisionar préstamos por un valor de 684 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone multiplicar por cuatro las provisiones que tuvo el mismo período del año pasado.
 
Por lo tanto, los resultados que ha puesto encima de la mesa son pérdidas de 314 millones de euros.
 
Recordemos que todo el meollo del asunto de la banca italiana está la gran cantidad de préstamos en problemas que tiene todo el sector en el país. Acuérdense también que hubo muchísimo optimismo con aquel fondo de organización estatal pero de participación privada que se veía como un apoyo para lidiar con los préstamos en problemas, pero era absolutamente ridículo el tamaño comparado con la magnitud del problema, además, casi todo se tuvo que gastar en una ampliación de capital que apenas fue suscrita por el sector privado.
 
Tampoco hay que perder de vista que fue el Banco Central Europeo el que pidió que hubiese provisiones para poder aprobar una fusión con Banca Popolare di Milano. Es más, el BCE pide que la provisión de los préstamos en problemas sea del 62%, y de momento están en el 59,7%.