Y si no vean este gráfico de credit default swaps de bancos de ambos lados del Atlántico