Es decir, si uno tiene punta de tesorería para ingresarla en el banco tiene que pagar al banco. Es el surrealismo de la política de tipos de interés negativo. Se fomenta el endeudamiento y se impide el ahorro. El BCE intenta que el crédito vuelva a fluir, pero todo tiene un límite, no se puede ir de un extremo al otro. Es muy difícil, y está claro que está hecho con buena voluntad, pero nos estamos metiendo en un berenjenal.


Por un lado bien, porque se fomenta el consumo, pero por otro, si al final acabamos todos endeudados hasta las cejas, y sin un céntimo de ahorro, esto no acabará bien. Además todo es muy asimétrico, porque los que pueden endeudarse, como estados, grandes empresas, lo están haciendo a conciencia, y es de presuponer que irá a más. Y sin embargo las pequeñas empresas siguen asfixiadas por la falta del crédito natural para funcionamiento. Es todo muy complicado.

Yo aconsejo la política contraria, porque esto tarde o temprano va a acabar muy mal. Quitarse la deuda de encima. No meterse en líos de hipotecas ahora muy baratas, pero que ya veremos como acaban. Y ahorrar todo lo que se pueda, siendo muy prudente. Si uno se espabila, si hay sitios. Hay que evitar los bonos que puedan estallar, cuando se pinche la burbuja que está creando el BCE.

Es decir, lo contrario de lo que quiere el BCE. Lo siento, pero es lo que creo, y que por supuesto puedo estar equivocado.No me fio, ni me fiaré de una situación en la que el ahorrador paga por sus ahorros, y el deudor cobra por endeudarse en lugar de pagar. Esto no es natural, esto nunca se ha hecho, y cuando se hacen cosas contra la lógica, acaban siempre mal. Sí, ya sé, esta vez es diferente y estamos ante un nuevo paradigma económico, donde la realidad poliédrica enfocada a una visión cuántica y de “pedete lúcido” del BCE  es diferente, y donde ganará Eurovisión Australia y en Gran Hermano 323, se encerrarán en la casa los cámaras y los sujetos de dentro estarán fuera vigilando a los cámaras. Igualmente pronto los penaltys serán gol a favor del que comete la infracción y cuando vaya usted a comprar el pan, el panadero le pagará a usted por darle el pan.

Como decían en Alicia en el País de las Maravillas. ¡Feliz no cumpleaños!