Por si fueran pocos los problemas sin resolver que tiene el sector, con las dudas sobre el modelo hipotecario de fondo, el disparo del riesgo po´lítico pone otra vez de actualidad el peligro de tener en cartera deuda pública por el mark-to-market.

Como podemos ver, no hay mejora alguna salvo Sabadell y ya veremos si puede aguantar la presión de las cestas de valores sobre todo el sector, que no son positivas precisamente.

Cuidado con Santander  que es un exponente muy negativo y es otro más que se come la mejora por las primeras realidades de Trump.

bancosbex