Es muy llamativa la calma con la que todas las cotizaciones están cayendo desde los máximos anteriores. No hay desplomes y es muy tranquila y ordenada, lo que da mala espina por ser una muestra de falta de confianza bastante generalizada. Al mismo tiempo, debemos estar muy alerta porque siempre detrás de tanta calma aparece alguna tormenta, bien por un factor favorable que busque romper al alza la tendencia o que la potencie buscando una claudicación. Los planes de despidos y cierres de sucursales son un punto que traerá mucha cola y dudas acerca del modelo de negocio cada vez más inquietante.

 
banconex