Una subida de la inflación significa más razones para que los apoyos de los bancos centrales terminen y eso significa poder para aumentar los márgenes en todos los sentidos, incluso que la renta fija dé más dinero.

Por lo tanto, el sector se ve animado, sobre todo los más grandes, como BBVA o Santander.

Popular sigue tocado y es la excepción a la norma que salpica a otros medianos, pero no les acaba de hacer daño significativo:

 

bancosibex