Como se puede ver, las karkasas invertidas en el gráfico semanal están desapaciendo, algo que sería muy positivo porque nos daría tiempo y relajaría algo los nervios. Los datos de inflación mejores de lo esperado hacen olvidar los comentarios del BCE en el día de ayer.