Como se puede ver en el gráfico adjunto, sólo el BBVA tiene una queja: la karakasa invertida de la semana pasada y que todavía manda al no haber superado el máximo de la misma.

En el resto todo es tranquilidad de momento. El Popular, aunque no lo parezca, sigue de rebote al no perder los mínimos del año.