Ahora mismo los dos mejores valores del índice alemán son RWE y E.ON, con mejoras superiores al 3% y es que hoy han conseguido en los tribunales una victoria realmente épica.

¿Se acuerda del desastre de Fukushima? La central nuclear que estuvo en peligro tras el tsunami que asoló parte de Japón. Pues bien, en aquel momento todo el mundo tuvo pánico al peligro que representaban las centrales nucleares y Alemania adelantó el cierre de esa energía para pasar otro tipo de generación eléctrica.

Desde ese momento, se inició una batalla legal realmente importante porque se quería hacer que las empresas pagasem más dinero por cada vez que recargaban las centrales y además debían asumir el coste del desmantelamiento de todas las instalaciones.

Pues bien, hoy el supremo alemán ha dicho que esa ley es ilegal y además vacía, por lo que se abre la puerta a que puedan recuperar el dinero que han pagado bajo esa ley.

Ahora, veremos cuál es la repercusión en todo el sector y en ese paso a la renovables, porque mucho de lo que se había asumido que iba pasar de ahora en adelante, no va a pasar, o por lo menos en los plazos establecidos, por lo que las nuevas energías tienen un golpe negativo importante pero las tradicionales tienen más tranquilidad, así que las operaciones de Spread entre ambas pueden deshacerse. Ya veremos qué pasa con todos los planes de separación de actividades que han llevado a cabo precisamente por las obligaciones de esa ley y las implicaciones en el valor de las compañías. Esto no es tanto un punto final como un punto y aparte, ya que los pasos iniciados no se sabe qué va a ser de ellos.