Hoy las llamadas en las tecnológicas, por esa estela que dejó Wall Street viernes debido a esa operación de posible compra sobre Altera por parte de Intel.

La operación tiene un doble filo, ya que por un lado se ve claramente que Intel quiere alcanzar otros mercados, pero la otra parte de la operación subraya que el nicho de mercado que ha estado explotando Intel desde su fundación, está prácticamente agotado.

A nadie escapa que las tabletas poco a poco han comido espacio a los ordenadores personales, pero la mezcla de las tabletas más pequeñas con los móviles son lo que se está utilizando hoy en día para hacer lo que antes se hacía con un ordenador.
El problema es que Intel lo ha intentado pero no ha podido meterse en este mercado ya que está copado por otros fabricantes y las marcas ya están hechas.

Con la compra de Altea, que tienen mercados muy determinados como por ejemplo aplicaciones industriales, torres de telefonía móvil incluso aplicaciones militares, es un sitio para crecer que no estaba explotado como debiera y más cuando las ciberguerras van a ser el campo de batalla más habitual.

Las negociaciones están en curso y una posible compra rondaría los 10.400 millones de dólares, siendo la compra más grande del gigante de los semiconductores.

La erupción de los smartphones como instrumento principal para la conexión a internet está generando una concentración en el sector, como ya pasó con las empresas de telecomunicaciones en la crisis y como hay fuerzas están intentando hacer lo mismo en el sector petrolero con la caída del crudo.

El viernes, Altera se disparó +28% y algo más del 6% Intel:

altera
intc