La OCDE ha presentado sus previsiones de crecimiento y esperan que en 2017 el planeta entero crezca el 3,3%, en 2018 en crecimiento sea del 3,6% y no hay cambios con respecto a las últimas previsiones.
 
Para China, en 2017 espera que el crecimiento sea del 6,5%, subiendo desde la previsión del 6,4% anterior, y en 2018 sube al 6,3% desde el 6,1% anterior. Recordemos que China ha rebajado su perspectiva de crecimiento para este año al 6,7%.

Para Reino Unido, en 2017 sube el crecimiento del 1,2% al 1,6% y mantiene 2018 estable en el 1%.

Para Estados Unidos, en 2017 el crecimiento sube al 2,4% desde el 2,3% anterior y en 2018 se reduce al 2,8% desde el 3% anterior.

Para la zona euro el crecimiento se mantiene igual en 2017 en el 1,6%, pero en 2018 baja del 1,7% al 1,6%.

Punto importante el que podemos apreciar en las advertencias de la OCDE. Dicen que el nacionalismo económico es un problema muy grande porque no sabemos cómo se traduce en política económica lo que los políticos dicen.

En resumidas cuentas, el crecimiento mundial está en peligro por la incertidumbre política, las subidas de tipos de interés y además el proteccionismo. Vamos, nada que no sepamos ya.