Lo que teníamos esta mañana se sigue manteniendo a rajatabla en los mercados europeos incluso una vez abierto Wall Street, ya que su reacción confirma lo que los operadores en Europa han estado haciendo durante toda la mañana.

Los datos del sector inmobiliario en Estados Unidos han sido mucho mejores de lo esperado y la verdad es que volver a tener buenos datos macro en este país se estaba haciendo desear mucho, así que llegó a ponerse en duda tuviese soporte para ese buen dato de creación de empleo del mes de abril.

Por lo tanto, hemos tenido un conjunto de factores que ha favorecido que el dólar ganase la partida prácticamente en todos sus cruces con mejoras superiores al 1,5% en algunos de ellos, así que Europa se está beneficiando de los efectos de un euro barato y si en cambio Estados Unidos está sufriendo los efectos de un dólar más caro.
Por lo que respecta viejo continente, el efecto es muy claro porque el súper sector de automoción y recambios es el mejor del día subiendo algo más del 3%, algo que sostiene la mejora del 2,12% del futuro del índice alemán que, al igual que otros futuros sobre índices importantes, están rompiendo el canal bajista reciente al alza.

Además, se ha generalizado el descenso de tipos en el mercado secundario de deuda, así que las empresas de inversión inmobiliaria también están sacando partido a esta situación con mejoras del +2,83%.

Las que más dañadas están reflejan la influencia negativa de un encarecimiento del dólar, con el de recursos básicos siendo el peor del día y único en negativo con -0,83%, aunque las petroleras tampoco suben demasiado mejorando +0,61%y las telecomunicaciones suben sólo +0,39% dañadas por los resultados de Vodafone.