No sólo hay miedo a que haya ausencia de trato amable, sino a represalias, como con los bancos o las energéticas. Vean qué mal lo están llevando hoy:
 
 
cosn