Europa sigue más débil que Wall Street, su corazón bancario tiene un soplo. El baile del petróleo. Las manos fuertes cambian durante la semana de sesgo. La debilidad del dólar especialmente con el yen.