Después de un trimestre cuesta arriba en el que todo parecía resbalarnos, “ha llegado Paco con las rebajas”… y con la volatilidad. Los índices europeos no paran de bailar de un lado para otros. La volatilidad se ha convertido en una compañera de viaje y ha ido en aumento en los últimos meses, frente a la caída del VIX en EEUU. 
 


Actualmente nos enfrentamos a un escenario insólito en la renta variable, pues la volatilidad europea no para de subir, superando a la estadounidense y tocando techos históricos.

volatilidad vix vstoxx