Lo primero que debemos tener en la cabeza es que las últimas subidas vinieron única y exclusivamente por un mejor comportamiento del precio del crudo, lo que subió a las petroleras que añadieron puntos extra al mercado norteamericano y europeo yendo detrás de unas menores perspectivas de subidas de tipos en Estados Unidos en la siguiente reunión de la Reserva Federal que corresponde a la de este mes. Al tener un dólar más barato, las exportadoras en Estados Unidos estuvieron de enhorabuena pero principalmente todas las materias primas ya que vieron aumentado su valor al cotizar más barata la moneda que pone su valor.
 
Sin embargo, ayer el crudo tuvo una fuerte recogida de beneficios porque entramos fuertemente la sobrecompra, dejando en gráficos de días una envolvente bajista que es una muestra de interés vendedor en sobrecompra que hoy está haciendo que nos coloquemos por debajo de los 50 $, arrastrando a todo el mundo a la baja. Además, contamos con el factor en contra de las materias primas de la fortaleza del dólar, ya que el eurodólar no consiguió superar la resistencia de los 1,14 dólares y mantenemos cierta debilidad del euro, que es desfavorable a las materias primas.
 
Hay mucha incertidumbre en el ambiente, ya que son numerosas las personas relevantes dentro del mundo financiero que están advirtiendo de las consecuencias de tener durante demasiado tiempo los tipos negativos. George Soros ya advirtió en su momento pero es Bill Gross el que ha escrito una carta donde ha puesto cifras a todo el problema de los tipos en negativos y considera que es una bomba que en algún momento tiene que estallar. Al hilo de todo lo anterior, Alemania sigue aumentando el nivel de los comentarios en contra de la política monetaria del BCE, pero hoy la OCDE ha presentado un informe sobre la zona euro en donde insta al Banco Central Europeo a aflojar todavía más la política monetaria y no perder de vista la posibilidad de bajar más los tipos de interés si la inflación se mantiene por debajo del objetivo de largo plazo durante demasiado tiempo, por lo que las costuras de todas las relaciones de todos con todos están empezando a tensarse demasiado.
 
Por si fuera poco, la medida que tiene el BCE para vigilar las perspectivas de inflación a largo plazo está tocando los mínimos de abril, por debajo del 1,4%, así que la situación se está complicando y mucho.
 
Por lo pronto, en estos momentos tenemos a todos los súper sectores de Europa cayendo y prácticamente todos más del -1,5%. Los peores de la sesión son los bancos con una bajada de -2,28% en donde la banca mediana de nuestro país se lleva la palma al perder los mínimos anteriores, arrastrando a los valores grandes también a buscar esos mínimos, así que entre todo ponen al Ibex 35 en una situación muy peligrosa que puede acabar con la pérdida de la tendencia del rebote desde los mínimos del año, buscando precisamente esos mínimos.
 
Las aseguradoras también caen -2,01%, recursos básicos desciende -2,03%, las telecomunicaciones -1,67% y las petroleras -1,32%.
 
La deuda a 10 años de Alemania sigue acercándose peligrosamente al 0%, lo que puede tensionar todavía más las relaciones entre Alemania y el Banco Central Europeo porque poco a poco se están amontonando factores muy negativos para los ahorradores que se ven expulsados a asumir más riesgo para conseguir no sólo algo de rentabilidad, sino para poder mantener el nominal de su inversión. Precisamente es una de las cosas que más se ha estado discutiendo en los últimos tiempos, ya que demasiadas personas están viéndose obligadas a comprar deuda a tipos negativos o muy próximos al negativo con la esperanza de poder venderlos a un precio superior porque la situación en la rentabilidad siga siendo todavía más bajista. El problema es si llega el momento en donde la situación se revierta y la rentabilidad empiece a subir y el precio a bajar, pues se van a ver obligados a mantener el bono hasta el vencimiento para intentar recuperar el nominal de la inversión. Si la inflación se pusiese a aumentar y los problemas económicos también lo hacen, el poder adquisitivo del nominal de ese bono habrá disminuido mucho, por lo que muchos se van a ver obligados a tener que buscar coberturas en los derivados para poder mantener con vida la inversión, así que si existe un exceso de posiciones bajas en derivados, la fuerza bajista de todo el mercado de deuda puede ser todavía mucho más fuerte, por lo que debemos estar muy atentos a los acontecimientos de los próximos meses.