Poco a poco la situación en los mercados se estaba volviendo cada vez más oscura porque nos alejamos de la zona de máximos del día, acercándonos otra vez a esa zona de soporte que más o menos está situada en los mínimos del mes en todos los futuros sobre índices importantes.

Hasta estos momentos no ha habido demasiados comentarios sobre la situación de Grecia, salvo los de Rusia diciendo que es problema de Grecia y los acreedores, que ellos no tienen nada que ver, Japón también ha dicho que se debe aprender de la crisis y aplicarla a su propio país diciendo que no se deben hacer excesivos recortes para no dañar el momento de la economía, y poco más.

El mercado secundario de deuda estaba empeorando, aumentando los tipos de Grecia, aumentando los tipos de la periferia y reduciendo los del centro de Europa, hasta que ha aparecido una información en un periódico griego diciendo que el gobierno del país había avisado a Bruselas de que Tsipras estaba considerando la última oferta de Junker.

En ese momento, la deuda de la periferia exceptuando en Grecia, se ha puesto a descender tipos, lo que ha animado mucho al súper sector bancario, alejado de los mínimos de la sesión al Ibex 35 y ha hecho que el súper sector bancario ahora mismo sea el mejor de Europa subiendo nada menos que 0,44%.

Como vemos, un mínimo rayo de esperanza ha sentado muy bien a los mercados de riesgo y de deuda.

En las divisas, mantenemos más o menos los niveles alcanzados en el final de la sesión de ayer que se acabó en positivo, manteniendo el euro dólar dentro del canal alcista, aunque debemos seguirlo con cautela porque el RSI de este par sigue posado en su directriz alcista desde los mínimos en sobreventa de marzo, amenazando.

En estos momentos los peores súper sectores son los de recursos básicos cayendo -1,41% o y las petroleras con -1,09%.