Ayer todo el mundo estuvo esperando a las actas de la última reunión de la Reserva Federal para ver si había mucha división, o no, dentro de sus miembros con respecto a las subidas de los tipos de interés. En resumidas cuentas, tenemos una clara división, casi a partes iguales, entre los que piden una subida de tipos de interés muy cerca y los que quieren esperar a dar ese paso por miedo y precaución a las amenazas que vienen desde la economía mundial. Algunos de ellos creen que hay que asegurarse de que la inflación esté muy por encima del objetivo para empezar a subir los tipos de interés, una manera de crear una especie de colchón que permita que la economía pueda aguantar esas subidas.
 
El mercado lo que interpretó es que esa división hace que la primera subida de tipos de 2016 esté algo más lejos de lo que el presidente de la Reserva Federal de Boston nos hizo entender hace escasos días. La consecuencia inmediata es que el dólar está teniendo debilidad en prácticamente todos los cruces, siendo el más evidente en el dólar yen que está descendiendo -1,18%, acercándose a este fortísimo soporte que tiene la zona de los 105 donde está la media de 200 semanas, así que se está empezando ya a esperar algún comunicado en algún momento por parte del Banco de Japón acerca de alguna intervención porque esto va en contra de su economía y sus exportaciones.
 
Sin embargo, el eurodólar se ha metido ahora mismo en negativo, otra vez por debajo del 1,14 y muy lejos de los máximos de la sesión, pues la moneda única se ha estado revalorizando bastante tanto contra el dólar como contra la libra esterlina, lo que ha suscitado comentarios por parte del Banco Central Europeo de forma similar a una intervención verbal intentando calmar los ánimos. En este caso el economista jefe de la entidad ha dicho que se pueden seguir tomando medidas adicionales para poder contrarrestar algún evento inesperado y además teniendo en cuenta también los efectos secundarios, así que ese comentario lo que ha hecho ha sido intentar poner algo de calma en el euro, pero de momento no están teniendo mucho efecto en el mercado porque el peor súper sector del día es el de automoción y recambios con un descenso de -1,11%, las exportadoras.
 
Aun así, la sesión en los mercados europeos no es totalmente positiva, ya que el futuro del índice alemán solamente sube 0,17%, el europeo sólo 0,10% y es el Ibex 35 uno de los peores con un descenso de -0,29%, ya que los bancos vuelven a tener problemas porque el BIS dice que los bancos italianos, franceses y españoles durante la crisis han repartido en dividendos más dinero del que se han quedado para reforzar su capital, así que pide medidas que presionen a los bancos para que no den tanto dividendo y el dinero que ganen lo guarden para fortalecer el capital y ponerlo en circulación a través de nuevos préstamos. Es evidente que esto no gusta nada los inversores porque disminuye la rentabilidad del banco de cara a los accionistas, así que el segundo peor súper sector del día es el bancario con una caída de -0,88%.
 
Los dos súper sectores que están tirando del mercado en estos momentos son los relacionados directamente con debilidad del dólar, el súper sector de petroleras que mejora 0,68% y el de mineras con 0,89%.