La situación en los mercados europeos han ido de más a menos de forma clarísima según se ha  ido desarrollando la reunión de Grecia con el resto de acreedores.
 
El comportamiento del mercado secundario de deuda ha marcado perfectamente el ritmo de la situación, ya que en un principio teníamos bajadas generalizadas de tipos en Europa, para pasar a un aumento de los tipos en Europa central con bajada en la periferia, lo que favorecía al riesgo en la periferia, y eso se estaba notando en un apoyo en los bancos, que se combinaba con buenos resultados como por ejemplo el banco Sabadell y la buena acogida de los inversores al estudio que está realizando el HSBC para poder cambiar su sede social de Londres a cualquier otro sitio que en el futuro sea más barato.
 
Sin embargo, la alegría poco a poco empezó a tornarse en preocupación según iban apareciendo declaraciones de lo que estaba pasando en la reunión con Grecia, en donde el discurso se estaba calentando hasta llegar a ser un enfado y reprimenda bastante considerable al ministro de economía del país.
 
En cuanto se supo que la situación era tensa dentro de la reunión, la periferia en vez de bajar tipos empezó a subirlos de manera consistente y todo el mercado secundario se ha puesto a subir las rentabilidades, lo que se ha notado en un alejamiento de los máximos de la sesión no sólo en el mercado general europeo, sino también en la periferia y además en el euro dólar.
 
Simplemente hay que mirar un gráfico a días con nocturno del futuro del Ibex 35 para darse cuenta en cómo ha cambiado la situación, y cómo volvemos otra vez a estar pendientes de esa figura de hombro cabeza hombro que tiene como línea clavícular la zona de soporte que tiene como uno de los participantes los máximos de marzo.
 
Parecía que con el programa cuantitativo Europa iba a tenerlas de ganar con respecto a Wall Street que ha mostrado en sus resultados que el precio del dólar ha restado potencia a los beneficios, pero la situación con Grecia parece que está desviando atención de Europa a EEUU, en donde las tecnológicas están haciendo que el Nasdaq se mantenga ya cierto tiempo por encima de la resistencia de los 5.000 puntos aprovechando los resultados empresariales por ejemplo tanto de Google cómo de Amazon
 
La situación con Grecia es compleja y muy seria, ya que hoy hemos tenido unos datos de pedidos de bienes duraderos a los que si quitamos los transportes, quedan mucho peor de lo esperado, algo que es un nuevo dato de economía de EEUU peor de lo esperado y que debería servir para fortalecer al euro por medio de una debilidad del dólar al rebajar las perspectivas de subidas de tipos, pero es que en estos momentos el par está casi plano, porque la preocupación con Grecia compensa la situación.