El 15 de agosto de 1977 a las 23:16 horas, el radio-telescopio Big Ear recibió una señal de radio de origen desconocido durante  72 segundos proveniente de la zona oeste de Sagitario y alcanzando una intensidad 30 veces superior al ruido de fondo
Unos días después, Jerry Ehman que estaba trabajando como voluntario en el proyecto SETI, revisando los registros de la computadora, descubrió atónito la señal anómala más intensa jamás detectada por un radio-telescopio."

 

Esta cita, extraída de de SETI Hispano, nos muestra la historia de lo que se llamó "la señal Wow!". Quedó claro tras muchos estudios que era artificial. Es decir, no era producida por ningún fenómeno cósmico natural  y además no hay duda de que venía del exterior de la Tierra. Nunca más se supo de ella.

 

Algo realmente raro, lo de la señal Wow!. Esta semana, hemos tenido fuertes subidas en las bolsas. ¿Por qué? Por una especie de señal Wow! económica. Corta, intensa, muy intensa, rara, muy rara, casi como si fuera del exterior del planeta…incluso como la original puede que no vuelva más. Nada más y nada menos que el comentario del gobernador del Bundesbank, diciendo que estaba de acuerdo con una QE europea. Imaginen que aunque con matices diga eso, alguien como él, que llegó a decir que era algo ilegal, y que no ha desaprovechado un discurso para poner verde a Draghi por ese motivo desde hace mucho tiempo, aún hay quien se frota los ojos…

 

Los mercados han volado al alza, porque si el nein perpetuo alemán se levanta el BCE podría tener las manos libres, para resolver el problema de baja inflación de la eurozona. En su mandato habla del 2% y se especula con que el lunes podría salir una cifra de sólo el 0,5%. El viernes tanto la española como la alemana salían por debajo de lo esperado, dando pie a todas estas especulaciones de medidas que tanto gustan a las bolsas.

 

En EEUU están en la fase contraria. Esta semana se ha hablado de subir tipos, y de final de su QE, y esto se está viendo reflejado en el gráfico del futuro del mini S&P 500.

 

Si trazamos una línea a la altura de los máximos del último día del año pasado vemos a estas horas, a pesar de los titulares de los periódicos de máximo tras máximo en semanas anteriores, que el año está pasando en blanco. Eso sí bajar tampoco baja, y tenemos que tener la vista puesta en el primero soporte clave que es la  media de 50 días, donde se está frenando en las fuertes salidas de papel de estos días.

 

No obstante no es del S&P 500 de donde más dinero ha salido, sino de otros índices más sobrecomprados como el Nasdaq, o el Russell. A principios de semana Bloomberg comentaba que el Russell 2000 de pequeñas compañías en EEUU, tenía un PER de 49 veces, lo cual es un disparate, pero es que además en el 2.000 antes del pinchazo de la burbuja.com tenía 39, es decir ahora es mucho peor…La semana ha sido de ajustes en todos estos valores que han ido demasiado lejos, el tiempo dirá como de lejos, nunca se sabe…