Como todas las semanas, ayer tras el cierre tuvimos la presentación de las cifras que intentan adelantarse a las oficiales de la reservas semanales de crudo presentadas cada miércoles por el departamento de información energética de Estados Unidos.
 
Veníamos la semana pasada de un incremento de 6,22 millones y para los datos de esta semana también se esperaba otro nuevo incremento pero de sólo 1,6 millones, pero al final nos hemos llevado el disgusto de ver un incremento todavía mayor, de 3,1 millones, lo que genera presión bajista al precio del crudo.
 
Sin embargo, ven un descenso de algún más de 230.000 barriles en Cushing, dando cierta extensión a la bajada de la semana pasada de casi 2 millones de barriles.
 
Como suele pasar, al tener un aumento superior a lo esperado de las reservas semanales de crudo, los operadores abren cortos esperando la confirmación del departamento de información energética con los datos de esta tarde, así que en el momento su publicación tendremos bastante volatilidad dependiendo de si es lo esperado, quedan mejor de lo esperado o peor de lo esperado.