Al cierre de ayer, el Instituto API puso encima de la mesa sus cálculos para la reservas de crudo que suben otra vez hasta alcanzar los 4,4 millones, pero un incremento muy inferior al de la semana anterior que estuvo calculado el 9,9 millones. La cifra es superior a lo esperado que era una subida de 3 millones.
 
Con respecto a las de gasolina, calculan un incremento del 2,1 millones de barriles, casi compensando en parte el descenso del 2,2 millones de la semana pasada y es mucho más de lo esperado que era una reducción de -1,5 millones.
 
Pasando a los destilados, calculan una muy ligera bajada de 128.000 barriles que deja prácticamente sin cambios incremento de 2,7 millones de la semana pasada.
 
Con respecto a lo que hay en el punto de entrega en Cushing, ven una subida de 692.000 barriles cuando la semana pasada pensaban en un incremento de 1,8 millones.
 
De momento el crudo está subiendo, no recuperándose en exceso y metiéndose por debajo de la resistencia de los 38 $, con la vista puesta en la reunión del viernes de los productores de América Latina, donde se especula que habrá algún acuerdo para modificar el precio del crudo. Recordemos que los 38 $ son la resistencia de los mínimos alcanzados el verano pasado.