Si la Reserva Federal tiene un problemón con lo que tiene en cartera, el Banco de Inglaterra no lo es menos con su programa cuantitativo que le ha hecho quedarse con el 28% de toda la deuda en Gilts en circulación. En estos momentos, con la economía aumentando la tracción, todos ellos tienen pánico a deshacer las posiciones y que eso vuelva a cortar la recuperación, por lo que estos momentos de transición entre una y otra fase, son el momento más peligroso de toda la crisis.
 
Sin embargo, muchos están empezando a pensar que la cartera que tienen los bancos centrales de deuda pública simplemente se va a reducir por llevar a vencimiento todo lo que tienen, y eso el mercado debería reflejarlo en las rentabilidades, un riesgo nulo de venta por parte tanto del banco de Inglaterra como de la Reserva Federal.