Como hemos visto, el Banco de Inglaterra mantiene los tipos sin cambios en el 0,5% y además no toca el programa cuantitativo. Esta decisión se ha tomado por unanimidad.
 
Comentan que si se votase a favor de salir de la Unión Europea se generarían riesgos para la economía global a través de los mercados financieros y los canales de confianza. El resultado del referéndum es el mayor riesgo inmediato para los mercados financieros de Reino Unido y posiblemente para los mercados mundiales.
 
Se incrementa la sensación de que la libra va a caer todavía más, a lo mejor de forma abrupta después del voto si sale a favor de la salida, ya que hay un empeoramiento de los términos de comercio, peor productividad y un aumento de la prima de riesgo.
 
Han observado los movimientos que está teniendo la libra en el mercado de divisas y los cambios de dirección en función del resultado de las encuestas, así que llegan a la conclusión de que gran parte de la depreciación que está subiendo viene precisamente por el referendo.
 
Siguen refiriéndose a las consecuencias de la incertidumbre por el voto y dicen que ya está afectando a los activos que están denominados en una moneda diferente a la libra esterlina. Además, hay cada vez mayores evidencias de que la incertidumbre sobre el voto está llevando a retrasos en las decisiones de inversión.
 
Avisa que han discutido acerca de una supervisión más intensiva para asegurarse que de que los bancos tienen suficiente liquidez incluyendo moneda extranjera. También han hablado acerca  de qué tipo de medidas y herramientas tienen a su disposición de cara al Comité de política financiera.
 
Para terminar lo más importante, dicen que la inflación subyacente se mantiene muy baja, pero se espera que se incremente mucho más de forma gradual a lo largo del año y además más fuerte que el IPC.