La sesión en Europa está siendo vigorosamente alcista, algo que nos está llevando muy cerca de la sobrecompra en gráficos de 30 minutos al mismo tiempo que andamos buscando atacar la resistencia de los máximos de ayer.
 
Si miramos los sectores en Europa, tenemos claramente los que más nos están influenciando, con las petroleras subiendo 1,27% con una subida de recomendación sobre Repsol que es el que más está tirando de todos, las aseguradoras están subiendo 1,13%, el sector bancario 1,27%, los recursos básicos suben 1,97% y el conjunto de sectores financieros son los que más nos están ayudando en estos momentos.
 
Están corriendo ríos de tinta tras las noticias de que las entidades están empezando a cobrar tipos negativos a los grandes depósitos, algo que parece bien un contraataque del sector bancario contra el Banco Central Europeo para intentar aumentar los ingresos y así no deteriorar más los márgenes del sector.
 
Recuerden que la intención era la de presionar a los bancos para sacar dinero de los depósitos en el Banco Central Europeo y buscar rentabilidad poniendo ese dinero al alcance de la economía real. Eso hasta cierto punto ha funcionado, pero el problema es cuando se lleva demasiado lejos la estrategia de los tipos negativos. Los bancos, al tener tantas amenazas a su alrededor, generan un contraataque en forma de repercutir esos tipos negativos a los ahorradores. Recordemos que hace muchísimos meses empezamos a dudar del carácter de reserva monetaria del euro, primero fue por el hacer que el rescate bancario en vez de estar en manos públicas, fuesen incluso los depositantes del dinero en el banco los encargados de rescatar a dicho banco, lo que se conoce como un “Bail-in”. Esto hacía que fuesen muy pocas las entidades capaces de atraer dinero de verdad para quedar almacenado no sólo en euros sino también dentro de la zona euro. Lo que ha acabado de rematar la situación son los tipos negativos y su repercusión a los grandes depositantes, algo que enfatiza todavía más que nadie en su sano juicio tenga en consideración guardar fortunas en euros en la zona euro, así que este tipo de medidas lo que hacen es restar credibilidad al euro como moneda frente al dólar, ya que la Reserva Federal, aunque los tipos negativos es algo a tener consideración, son totalmente contrarios a su utilización precisamente porque consideran al dólar una moneda segura para guardar capital.
 
Por lo tanto, este movimiento de contraataque empieza a ser favorable para los bancos en el corto plazo, porque aumentará sus ingresos y eso está haciendo que el súper sector bancario esté mejorando en estos momentos, algo que viene muy bien al Ibex 35, pero si esto se alarga en el tiempo, debemos tener en cuenta en los resultados empresariales la cantidad de dinero depositado en las entidades que han repercutido esos tipos negativos, porque si se empieza a ver salida de dinero, es algo preocupante.