El ataque a Siria por parte de EEUU llega en un momento complicado, cuando la inteligencia de EEUU sigue investigando las relaciones entre la candidatura de Trump y Rusia.
 
En definitiva, la inestabilidad política está dando más potencia al oro, pero el gran ganador de todo esto es el de siempre cuando hay un conflicto bélico, el crudo. Recuerden que también la administración Trump ha amenazado a Corea del Norte, por lo que esas amenazas pueden generar un soporte importante en la energía.
 
En estos momentos el precio de referencia en Estados Unidos está subiendo 1,2% y se sitúan 52,3 $. Si miran el gráfico adjunto al cierre de ayer, hemos tenido dos figuras bajistas, primero una envolvente bajista de la zona de mínimos de enero, pero después hace dos sesiones tuvimos una vuelta a la baja que no se respetó en el día de ayer. Los comentarios desde Kuwait diciendo que ellos apoyarían una extensión del acuerdo de reducción de producción está ayudando a que las tres muestras de interés comprador en la zona de mínimos del año sigue teniendo una extensión bastante importante, por lo menos yendo a buscar la zona de sobrecompra y quizá la zona de los cinco de cuatro dólares, aunque algunos analistas esperan en unos pocos meses alcanzar la zona de los 60 $.
 
wti

 
A lo anterior hay que sumar la situación del sector de energía de Estados Unidos. Fíjense que estamos en pleno rebote desde el soporte del 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de enero, y además el RSI ha conseguido cambiar la dirección, lo que ha ayudado a localizar la rotura antes de tiempo.
 
xle